Archivos de la categoría Devocional

Aunque parezca poco…

AUNQUE PAREZCA POCO… El Señor Jesucristo dijo: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21) El poeta griego Hesíodo dijo: “Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho”
¡Cuánta verdad en algo tan sencillo! ¿Deseamos conquistar el Universo entero, pero no logramos alcanzar metas pequeñas cada día? En Proverbios leemos sobre la hormiga y su trabajo persistente: “Ve a la hormiga, oh perezoso; mira sus caminos y sé sabio; la cual no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento” (Proverbios 6:6-8) La enseñanza del Señor Jesús fue clara: “…un hombre noble se fue a un país lejano… y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo… Aconteció que vuelto él… mandó llamar ante él a aquellos siervos… vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. El le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades…” (Lucas 19:12-17) ¿Qué hace valioso el trabajo aparentemente sencillo? La constancia: “...promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar… sirviendo constantemente a Dios de día y de noche…” (Hechos 26:7) “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el señor no es en vano” (1 Corintios 15:58) La perseverancia: “…persevera en el temor de Jehová todo el tiempo. Porque ciertamente hay fin, y tu esperanza no será cortada” (Proverbios 23:17-18) “Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia” (Lucas 8:15) La continuidad: “Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Y el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre… y acercándose al foso llamó a voces a Daniel… y le dijo: Daniel, siervo del Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves ¿te ha podido librar de los leones?” (Daniel 6:16, 20) En Deuteronomio 28 encontramos una buena pauta para medir nuestro servicio al Señor: “Por cuanto no serviste Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas, servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas…” (Deuteronomio 28:47-48) Recordemos: Sin importar lo que hagamos, ni su “valor aparente”, solo importa que lo hagamos con excelencia como merece el Señor...
Devocional del Pr. Daniel Chevriau Facebook: Devocionales Dar Esperanza

Devocional: El libro

EL LIBRO... En Juan 21:25 leemos: “Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aún en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén” Una famosa escritora dice: “Si supiera cuál es el libro para contar una época lo escribiría. Uno nunca se sienta a escribir el libro que falta. Si alguien escribe un libro que realmente sea el intérprete de las necesidades o un diagnóstico de la situación, ese libro después se convierte en el libro de la época” "Si supiera cuál es el libro…" ¡Nosotros sabemos cuál es El Libro!: La Biblia... “Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible: JEHOVA TU DIOS” (Deuteronomio 28:58) “¡He aquí vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro… Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida…” (Apocalipsis 22:7,18-19) No es el libro que falta, sino el que nos hace falta, el que necesitamos imperiosamente para vivir: “Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? … El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:60, 63) No es el libro que interpreta o diagnostica, sino que es el libro que nos da las soluciones y los remedios: “En aquel tiempo los sordos oirán las palabras del libro, y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas” (Isaías 29:18) “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24) “Le respondió Simón Pedro: Señor ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Juan 6:68) No es el libro de moda, sino es aquel que nos muestra el ayer, el hoy y el mañana: “Pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer. Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo” (Hechos 3:18-21) Recordemos: Sabemos cuál es el Libro y podemos (y debemos) leerlo, aplicarlo a la vida y compartirlo con total libertad... Autor: Pr. Daniel Chevriau. Devocionales Dar Esperanza

Devocional: impacto eternal

IMPACTO ETERNAL... En Hechos 1:1 leemos: “En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido” El comentario sobre un hecho que marcó a una sociedad y con el tiempo se fue diluyendo dice “…no hay impacto que dure si no hay organizaciones muy fuertes… que la sostengan, que trasciendan a los allegados directos, a los deudos, a los que están personalmente más implicados” Lo hemos visto en innumerables ocasiones: ocurre algo que produce gran estruendo y pareciera que jamás se olvidará, pero transcurre el tiempo y poco a poco otros intereses lo opacan o suplantan… Esto suele suceder cuando el interés es meramente producto de la curiosidad o la influencia social que suele ser pasajera... “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6-7) “¿Os habéis olvidado de las maldades de vuestros padres, de las maldades de los reyes… de las maldades de sus mujeres, de vuestras maldades…” (Jeremías 44:9) “Y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige…” (Hebreos 12:5) Aún estando entre ellos el mismo Señor Jesucristo tuvo que reprenderlos: “¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis?” (Marcos 8:18) Solemos ser olvidadizos… sin embargo, un Hecho Extraordinario ocurrido hace muchos años atrás, perdura aún hoy, y sigue influenciando fuertemente en el presente. ¿Por qué? Porque es Auténtico: “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” (1 Juan 5:20) Porque actúa desde el interior del ser humano: “El que cree en mí, como dice la escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Juan 7:38) Porque transforma nuestras vidas: “El cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” (Filipenses 3:21) “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18) ¿Necesitamos organizaciones que lo sostengan o luchen en su nombre? Su Poder es suficiente, la Obra del Espíritu Santo es suficiente. Cristo es suficiente: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas” (Hechos 17:24-25) Recordemos: La Obra de Dios en nosotros trasciende eternamente y no se necesita nada más... Autor: Pr. Daniel Chevriau

Ante un nuevo comicio

Proverbios 29:2.
Si una nación quiere crecer y que sus ciudadanos se desarrollen, La Biblia es clara: el gobierno debe estar en manos de mujeres y hombres justos.

Un justo ve la vida con los ojos de Dios y, por lo tanto, desarrollará su gestión desde cualquier área de gobierno con el corazón y el alma puestos en el bienestar de la nación. Un justo entiende que ha recibido de parte del pueblo el alto honor de ser quien, con humildad ante Dios, guíe los destinos de la patria.

Es evidente que, tal como lo expresara el Dr. Luis Palau en 1973, si los hijos de Dios, los justos, no ocupamos esos lugares de decisión por desinterés o por falta de participación, no podemos luego quejarnos de que nos gobiernen quienes no tienen ni siquiera temor de Dios.

Las elecciones son la gran oportunidad que brinda la democracia para que el pueblo se exprese en las urnas. Votemos conforme a lo que Dios enseña y participemos de la manera en que Él nos indique para que en la Argentina sea realidad que: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios” (2 Samuel 23:3)

Aplicación Práctica.

Que nuestra oración sea un estilo de vida y no un evento. Recordemos que cuando clamamos a Dios, no solo nos responderá, sino que nos enseñará cosas grandes y ocultas que no conocemos (Jeremías 33:3). El Dios que nos tiene acostumbrado a darnos mucho más abundantemente de lo que pedimos y entendemos (Efesios 3:20), nos sorprenderá una vez más, para gloria suya y edificación de nuestras vidas.

Motivos de Oración.

1. Que Dios guíe a su pueblo a votar con entendimiento y tenga piedad y misericordia de nuestra Argentina, que vive alejada de Él.

2. Que los justos con un llamado a la política se capaciten y sean fieles a Dios en todo.

3. Que la iglesia del Señor se comprometa activamente, a ser sal y luz en la ciudad, provincia y país donde el Señor la puso.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno, Oración y Renovación Personal” Por Rubén Proietti

Cuando la humildad transforma una vida

Cuentan que en una numerosa reunión de personas creyentes, se daba una charla acerca de la humildad y el perdón. Como ejemplo se relató la historia del  profesor cristiano Sttuard Blackie, de la universidad de Edimburgo, quien estaba examinando a sus estudiantes cuando un joven se levantó para dar su recitación; sostenía el libro en la mano izquierda, por lo que el profesor le dijo: – Tome el libro con la mano derecha y siéntese, queda usted suspendido de esta asignatura. Ante esta dura reprensión, el estudiante levantó el brazo derecho, pero, por uno de los accidentes de la naturaleza, no tenía mano derecha, su brazo terminaba en muñón. Los otros estudiantes se agitaron incómodos en sus sillas, censurando al profesor. Por un momento Blackie vaciló, luego llegó hasta el estudiante, visiblemente conmovido, lo abrazó y, con lágrimas que caían de su rostro, le dijo: – No lo sabía hijo mío… por favor, perdóname. Antes de terminar la reunión en la que se compartió esta historia, un hombre salió adelante, se dirigió a la muchedumbre y levantó el brazo derecho, falto de mano, y dijo: – Yo era este estudiante. El profesor Blackie me condujo a Cristo, por lo que le debo lo más precioso de la vida; pero nunca lo hubiera podido hacer si no hubiera rectificado la reprensión de la que me hizo objeto injustamente. Gracias a Dios que él tuvo suficiente humildad para saber rectificar su error. En muchas oportunidades actuamos o decimos cosas sin conocer la historia completa, sin tener presente el panorama total de lo que está sucediendo y eso nos lleva a cometer errores como el del profesor Blackie, pero no en todas esas ocasiones respondemos como lo hizo este hombre, reconociendo nuestro error y pidiendo perdón. Se necesita mucho valor y humildad para ser capaces de arrepentirnos de nuestro error y pedir perdón, pero sin duda alguna, después de rectificar nuestras faltas no sólo aprendemos y crecemos, sino que tenemos paz en el corazón y podríamos estar salvando la vida de la  otra persona. ¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. Santiago 3:13 (NVI) Las personas nunca olvidan a aquellos que son humildes y que demuestran con su vida que son diferentes. Aquellos que son capaces de vivir lo que predican son los que realmente marcan la diferencia. Recuerda que la soberbia antecede al fracaso y que Dios exalta a los humildes. Si has ofendido a alguien ve y pídele perdón, podrías transformar su vida.   Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡CRISIS!

La palabra “crisis” significa, según el Diccionario: “Separar o decidir”... Una experta en el tema amplió el concepto: “Es un punto crucial y definitivo… en lugar de escapar y aturdirse, una crisis es un buen momento para la autorreflexión y orientación para dar un nuevo sentido a la vida” Sigue leyendo ¡CRISIS!